Amaia reclama el trono para ‘Pero No Pasa Nada’ con el vídeo de ‘Quiero Que Vengas’






Amaia estrena su álbum con un homenaje al arte pictórico en el vídeo de su nuevo single, ‘Quiero Que Vengas’. O bollo. De mantequilla y un poquito de glasé por encima. Es muy pronto por la mañana.

Llegó el día D. O bueno, el día A. El día del lanzamiento del álbum debut de Amaia, vamos, dadle la letra que os venga en gana. Dos años después de la edición de ‘Operación Triunfo’ en la que se coronó vencedora, la artista publica ‘Pero No Pasa Nada’, un breve y personal primer disco con cuyos singles hemos tenido nuestros más y nuestros menos. Y este no iba a ser la excepción, claro. Porque según parece, Amaia va a seguir haciendo de la acentuación forzada de las palabras su seña de identidad, con tal de que le cuadren en la métrica. Por bastante menos le dimos a Marilia Andrés, de Ella Baila Sola, un montón de Premios Amaro un su día. Salvando las distancias.

Básicamente porque esto es un debut y aquello era un disco después de veinte años de carrera, con lo que el camino de Amaia puede seguir siendo del todo resultón. Y su disco, con unas escuchas extra, puede que también. Desde luego lo será para los fans, que estaban ya confetti en mano a medianoche cual si fuera esto el día de Año Nuevo. Y Amaia ha sabido compensarles con el estreno del tercer vídeo del disco, el de ‘Quiero Que Vengas’.

Un regalito medieval para todos los indies que, sin embargo, sabía disfrutar de un buen prime time histórico de La1. Un poco cartón piedra, un poco documental del canal Historia. O sea, ‘Isabel’. Sólo que Amaia no se pone tan regia, sino más bien artística y homenajeadora. Y un tanto sádica, de paso. El clip muestra una historia de amor interrumpida por un caballero que vuelve de haber salido a por tabaco, y que reta a duelo al marido de Lady Amaia Romero.

Ella, ni corta ni perezosa, decide homenajear a Caravaggio y su ‘Judit y Holofernes’ y paso, cortarle el cuello a semejante cretino con su mejor cuchillo jamonero. Le van a quedar las lonchas finas finas. Más que la métrica de las propias canciones. Pero ese será otro cantar, y no el del Mío Cid, precisamente. El de su Alteza Real del imaginario Reino de Buaqueo Ror.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies