Si querías escuchar ‘I Like It’ cantado por alguien en pleno ataque de asma, aquí está el single de Alejandro Sanz y Nicky Jam






Ni el sampler de un clásico de Celia Cruz salva a Alejandro Sanz en su acercamiento al trap latino: el madrileño cae con todo el equipo en la bochornosa ‘Back In The City’, junto a Nicky Jam.

Esperábamos que fuera uno de los momentos más WTF de 2019 desde el momento en el que Alejandro Sanz descubría al mundo que su siguiente single contaría con la colaboración de Nicky Jam, pero el madrileño se las ha ingeniado para garantizar que sea el momento MÁS WTF, y uno de los mayores golpes de vergüenza ajena de los últimos meses. Su colaboración, ‘Back In The City’, es un tema trap latino en spanglish que samplea a Celia Cruz y en el que Alejandro Sanz trata de cantar con toques aflamencados.

Es decir, un batiburrillo de estilos que plagian, tal cual, la producción de ‘I Like It’ de Cardi B y tratan de llevarlo al español, fracasando de forma reiterada cada segundo del tema, que sólo funciona mínimamente cuando Nicky Jam toma el control -al fin y al cabo, el estilo no es el de Sanz, sino suyo-, de no ser porque la letra (“la comida de mamá, eso nunca me puede faltar, es lo que más puedo extrañar”) hace más aguas que ‘Lo Imposible’. De hecho, Alejandro Sanz es la Naomi Watts de la producción, arrastrado por una marea de deshechos, sin conseguir llegar a sacar el brazo y tomar aire en algún momento de los interminables 3 minutos de la canción.

No hay por dónde coger el tema, porque ni Sanz consigue cantarlo bien -aunque este problema de parecer al borde de una sobredosis de Ventolín lo arrastramos desde hace años-, ni le ha dado forma a una letra mínimamente llevadera ni cercana a sus estándares (pensamos que jamás rompería el techo de cristal de aquel “pon la oreja, nena”), ni se ha preocupado en cuadrar la métrica en una canción que lo pide a gritos, ni funciona en formato vídeo, porque el qué lo ve termina viendo a Alejandro Sanz yendo de abuelo cebolleta que intenta codearse con la gente joven mientras todos los miran con cara de “Nicky, qué hace tu padre aquí”. 

Sólo hay algo positivo a destacar en todo este experimento vergonzante: al menos, Melendi ya puede presumir de que ‘Déjala Que Baile’ no es el peor tema de la carrera de Sanz.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies