Alba Reche elige debutar con la curiosa ‘Medusa’, a cuchillo pero con amor






Alba Reche debuta con un sutil drum&bass bastante alejado de lo que se esperaba que fuera su estilo fuera de la Academia de ‘OT’. Sin embargo, con un hook eficaz y el fanbase, ¿terminará por funcionar en España?

El debut de Alba Reche era, junto con el de Natalia Lacunza, el más esperado de ‘OT 2018’. Más que nada porque, de no haberse puesto a cero los marcadores de ‘OT’ durante aquella medianoche de la final, el trofeo de ganadora hubiera estado en manos de Reche. En cualquier caso, ya sabemos cómo funciona aquello de ganar ‘OT’ -Amaia está peleando ahora por romper la racha de fracasos de los ganadores-, con lo que puede que a Alba le haya venido incluso bien quedar segunda.

Reche se estrena en el mundo de la música con ‘Medusa’, un número de drum&bass-pop sutil en el que su estribillo sirve de gancho con el «a cuchillo, pero con amor» que lleva publicitando en redes desde que se supo del lanzamiento del single. Un riesgo, sin duda, porque el género del tema no es especialmente popular en España, ni somos capaces de recordar algún tema mainstream que haya tirado del mismo de primeras. Alba tampoco es que se zambulla en él, que ‘Medusa’ tampoco es un remix a todo trapo de Rudimental, pero sí hace buen uso de sus características.


Podéis escuchar ‘Medusa’ y otro puñado de hits en nuestro A-List de Spotify:


‘Medusa’ cala como canción sutil pero a todas luces complicada de vender en España, de no ser porque Reche cuenta con un fanbase suficientemente potente como para hacer de ella un hit. Y en ese sentido, la cantante ha jugado sus cartas con inteligencia: ¿por qué no lanzarse a la piscina con un single así, sabiendo que es probable que funcione por mera inercia? ‘Medusa’ es una buena carta de presentación: es juguetona, divertida, SECSI, y distinguible entre el montón de lanzamientos pop y urban del panorama nacional.

Ahora bien, cuenta con dos problemas obvios. El primero, un vídeo cargado de buenas intenciones pero con un resultado algo irregular en los aesthetics y la fotografía, y el segundo, el más claro: ‘Medusa’ no tiene nada que ver con lo que la gente imaginaba de la Alba post-‘Academia’. Y esto es un problema muy habitual en ‘OT’ que dice mucho en contra del formato. Cuando imaginábamos a Reche con un número soul a lo Emeli Sandé, lentito y apasionado, se nos planta con un uptempo modernete. Esto, insistimos, no dice nada malo de ella, sino del concurso: ‘OT 2020’ necesita vivir más pegado al perfil de cada concursante.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies