‘Agapimú’, del sexy setentero de Ana Belén al subno-pop esperanzador de Ojete Calor

‘Agapimú’ resurge de finales de los 70 con una versión de Ojete Calor en la que la propia Ana Belén ha decidido participar. La nueva versión es una fantasía subno-pop que exprime absolutamente la original.

Bienvenidos a ‘Cómo Hemos Cambiado’, la sección de la web que, reivindicando a Presuntos Implicados en su nombre, va a analizar algunos de los covers más populares del mundo del pop, muchos de los cuales seguro que no sabíais que eran versiones. O seguro que sí, porque chico, hoy la Wikipedia lo desvela todo y no deja a uno ni sorprenderse de que Natalie Imbruglia lleve toda la vida viviendo de un cover. En cualquier caso, esperemos que disfrutéis de esta sección, y vamos allá con la canción que hoy nos ocupa, ‘Agapimú’. 

Ojete Calor, la banda de subno-pop de Carlos Areces y Anibal Gómez, ha querido crear un himno vecinal para esta temporada de confinamiento en casa que tome el relevo de la a estas alturas insufrible ‘Resistiré’, que ha acabado prostituida como si fuera una melódica María José Galera. De modo que se pusieron a buscar la canción idónea, llamaron a Ana Belén para invitarla a participar, al menos de forma anecdótica, y la cantante aceptó.

No sólo aceptó participar de forma breve, sino que directamente se animó a grabar la canción en la nueva versión, y a participar del vídeo paripé de los Ojete, rodando en casa de cada cual como buenamente podían, y montado también… como buenamente podían. El resultado ha sido un cover de ‘Agapimú’ que explota el lado más kitsch de la canción, llevándola mucho más hacia el petardeo.

En la voz de Ojete Belén -el nombre de shippeo es magnífico-, ‘Agapimú’ suena como esa entrada de coña que siempre quisiste llevar a Eurovisión, sabedor de que si la entonara una diva con tules y ventiladores funcionaría igual de bien que con esta panda. Es pegadiza, es absurda, te levanta de la silla y cumple con el propósito del dúo, que era el de convertirla en un nuevo himno. Calcetín parlante incluido.

Si no te descubres tarareando este ‘Agapimú’ las próximas horas, te devolvemos el dinero que no invertirás en ella. No es la primera vez que Ojete Calor aciertan tanto: suya es también la épica ‘Mocatriz’ o la inolvidable ‘Tonta Gilipó’. 

 

 

Doble original, digamos, porque si bien vamos a hablar del tema de la propia Ana Belén en 1979, que es en el que se basa realmente la versión de los Bottom Heat, ‘Agapimú’ es realmente un tema de la italiana Mia Martini en 1974. Pero Ana Belén la tomó prestada un lustro después para su álbum ‘Ana’, en cuya portada Ana Belén inventaba a la Madonna de ‘Hung Up‘, posando delante de varios espejos rodeada de mesitas y plantas. Efecto Óptico Kween.

‘Agapimú’ quiere decir «amor mío» y proviene del griego «agapi mou». Es decir, que es una adaptación libre de una palabra griega, como cuando un camarero te pone la Fanta en París y tú responder «oui, Beyoncé, Au Pair Alizée», para hacerte la integrada. La versión de Ana Belén también tuvo de libre la adaptación de la letra de su original italiana, porque se la pasó un poco por el arco de sus fundas y la reescribió con momentazos como estos:

«Entras en mi cuerpo
Como la lluvia entra en mi huerto.»

o

«Dices que me quieres
Con una fuerza que me hiere.»

o

«Oh, me siento entera
Como la blanca primavera.»

La blanca primavera, porque eso tenía sentido en la mente de Ana Belén en 1979. Ya sabemos que los 70 eran, erm… libres. Todo tiene un punto bastante SECSI inocentón, un poco like a virgin, touched for the very first time, pero insistimos: inocentón. Era provocativa, pero no dejaba de ser Ana Belén con un kaftán, vocalizando mientras miraba al cielo, lo cual resultaba comedidamente SECSI.

La original original, como decíamos, era de la italiana Mia Martini. Una mujer que no terminó muy allá: pasó por Eurovisión en 1977 y 1992, se retiró del mundo de la música, y se suicidó -o eso se dijo, porque murió de sobredosis tras varias intentonas- en 1995. La ‘Agapimú’ original tenía, además de una letra menos divertida, una producción un poco más midi Audacity.

 

A ver, evidentemente la de Ana Belén que es la que será recordada por siempre jamás y aventaja a Mia Martini en que Belen_Esteban_pues_jodete_que_estoy_viva.wav. La versión de Ana Belén, todo un hit en la España de los casi 80, computa 0,8 millones de escuchas en Spotify. La de Ojete Calor, por ahora, 13k. Con lo que difícilmente la pareja llegará a superar a su mentora, considerando además que no tienen apenas hits que ronden el millón de escuchas. Incomprensiblemente. Ella tiene unos cuantos rondando los 5. ¿La versión original de Mia Martini? Pues apenas 100k.

De modo que todos a una: ¡long live Kween Ana Belén!

¿Con qué versión os quedáis vosotros?


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies